martes, 31 de mayo de 2011

Todos tenemos una carga que soportar (II)

Viene de aquí


"Ya está. A partir de ahora todo irá mejor". Y una mierda. Ahí estoy yo, en mitad de alguna parte. El maletero ya está vacío. Vacío como el maldito depósito de combustible.

Sí. Porque el indicador está roto. Y no, yo no lo sabía. Si lo hubiera sabido, podría haber planificado mejor mi recorrido. Porque me gusta planificar. Tenerlo todo bajo control. Tenerlo todo bajo control y no estar ahí parada, en el arcén de esta carretera comarcal y aguardando a una grúa. Con el maletero embadurnado de sangre.

Pues se acerca un coche de policía.

Estupendo.

3 comentarios:

  1. Es lo malo de tirarse a la aventura.


    Ahora estás jodida. Igual si enseñas escote...Psché.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que tu única opción es llamar al señor Lobo, que para estos casos es lo más indicado.
    By the way: veo con satisfacción que aún queda alguien que se acuerda de la señorita Bell y sus amigos. Curioso. Me quedaré por aquí, a ver con qué otras cosas me sorprendes.

    ResponderEliminar
  3. Escote, Lobo... ambas interesantes opciones, pero la primera parece más inmediata. No sé si efectiva.

    ResponderEliminar