jueves, 24 de febrero de 2011

Todos tenemos una carga que soportar.

Mucho calor. Demasiado como para seguir conduciendo con el aire acondicionado estropeado. Y no hay un área de servicio cerca, parece.

Está bien. Continuaré unos kilómetros más, hasta encontrar algún lugar con sombra o algún resquicio de población. Miro por el retrovisor para vigilar el maletero. Bien.  No se mueve.

“Claro que no se mueve, paranoica”, me digo a mí misma.

¿Cuánto camino me queda? La carretera me ha engullido y no parece querer darme más pistas. Supongo que cuando llegué lo sabré. Solo en ese momento.

Lo único que me molesta es no poder deshacerme del fiambre por el camino.

[she's got everything she needs to lose] _666 Conducer:BRMC
No. No tengo una fotografía. Si quieres una carretera, mira ésta. 

2 comentarios:

  1. Es una entrada preciosa, llena de ternura, pensándolo bien por qué desahacerte de él, tal vez quedaría bien como espantapájaros en el jardín de casa....

    Saludos.

    P.d: La literatura negra es una aventura que debe ser leída sin ningún tipo de prejuicio...

    ResponderEliminar