miércoles, 15 de junio de 2011

Hey, everybody

Cuando lo vi, así iluminado, pensé:

"Parece que es un inmenso dedo corazón dedicado a todo el mundo"

Y sonreí.

Hey, everybody (2010)

5 comentarios:

  1. Si es que nos tiramos las piedras nosotros solitos.

    Preciosidad de fotografías que tienes.

    ResponderEliminar
  2. El arquitecto lo tenía todo pensado.

    Debía vengarse de todo el mundo de alguna forma.

    Y qué fotógrafa, ¿eh?.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, pero creedme que no tiene ná de mérito. Qué remajas que sois, joder.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la fotografía, en efecto. Y la interpretación, novedosa, podemos sumarla a las ya existentes en materia de torres emblemáticas, que hasta ahora eran asociadas a los émbolos: o su aire fálico o su similitud con la jeringuilla opiácea.

    ResponderEliminar